INSTAGRAM…DIVERTIDO, SOLO A VECES.

Instagram…. uffff!!! Esa red tan poderosa, divertida y puede que…. peligrosa.

Si no tienes Instagram (o lo usas una vez al año), quizás esta historia te de igual. Si eres de las que tiene Instagram y lo mira pero no cuelga cosas, esta historia puede que te interese, y si eres de las personas que lo mira y lo usa en todo su esplendor.… esta historia creo que te interesa bastante.

Tengo muchas historias que contar desde que empezó Instagram.

La primera vez que oí hablar de Instagram fue en un periódico inglés ….

¿Que si leo periódicos ingleses habitualmente? Pues la verdad es que no (a no ser que este viviendo allí, o de viaje en ese país) pero lo que tengo desde hace años, es un programa muy útil, que me selecciona las noticias mas importantes de cada país, y me las traduce al inglés (en caso de que sea necesario).

El artículo decía que había una red de fotos donde los niños mas ricos del planeta colgaban sus ”ostentosas” vacaciones siendo esto un verdadero escándalo ya que por primera vez, la prensa podía acceder de manera directa a la vida de lujo que llevaban aquellos jovencitos.

Las fotos que salían como ejemplo eran de bastante mala calidad y en ellas podía verse a un grupo de chicos de unos catorce años bebiendo champán de 500 euros la botella y horteradas varias….nada que hoy no sea el pan nuestro de cada día en la red.

A medida que la red ganaba adeptos la bola de nieve se hacía mayor. Instagram se había convertido en un escaparate donde la privacidad brillaba por su ausencia y además….. nadie te obligaba, no era un trabajo de Paparazzi….era un acto voluntario y deliberado.

Como decía una amiga mía…. – ” Me escandaliza a la vez que me encanta poder ver las casas, fiestas y reuniones mas guays del mundo desde el sofá de mi casa”.-                                                                                                                                                                           Es una frase muy cierta ya que antes antes de Instagram, eso era absolutamente imposible.

La red se puede privatizar, es decirsi tu quieres, sólo verá el contenido las personas que tu ”aceptes”, así que al hilo de este comentario… tengo otra amiga que dice…  

– ” Me encanta Instagram, pero si no somos amigos de los que hemos comido juntos….no puedes ver mi perfil”.-

Creo sinceramente que si tienes un perfil abierto es porque tienes una estrategia. En mi caso se trata de vender ropa.

¿Y para que cuelgas unas fotos de tus vacaciones? Porque hoy en día y según mis expertas en Marketig…eso también puede vender ropa. Igual las despido….. es broma.

Este verano he descansado de Instagram casi un mes. Sencillamente no podía atenderlo. ¿Fue un descanso? Pues en mi caso si.

He vuelto a usarlo ahora en Septiembre con la misma ilusión con la que lo hago siempre. Su uso no me molesta, no me agobia, pero me gusto mucho descansar una temporada,  yo creo que lo veo como un trabajo, así que me gusto dejar de trabajar también en Instagram. 

Instagram pone nerviosa a mucha gente, de hecho he oído miles de veces este comentario

-”Me he quitado Instagram porque me pone nervioso/a”-

¿Por qué pasa esto?…. pues hoy en la oficina Miguel y yo hemos recopilado algunas de las posibles causas. 

  • Que una amiga vea su ex- novio pidiéndole matrimonio a su nueva novia en Bahamas. 
  • Que pillen a un adolescente  de vacaciones donde no debe.
  • Saber donde esta alguien en todo momento. (Yo que tenia un acosador que me mandaba cartas de amor/odio  a veces pienso….¿y si un loco me sigue en Instagram?).
  • Contratar a una extranjera temporalmente, que te diga que esta enferma y acto seguido ver en el insta de su amigo que esta en la playa.
  • Que la señora de la limpieza se hace fotos en tu casa y las cuelga en Instagram.
  • El acoso en adolescentes (y adultos imagino) que en Instagram es muy fácil de llevar a cabo.
  • El exhibicionismo del malo disfrazado de ”cutri-arte” …esto daría para un libro.
  • La gente ”malosa” que insulta a otras personas.
  • Creerte todo lo que ves. 
  • Que Instagram es una herramienta para disfrutar de cosas bonitas, si no es tu caso tienes que dejarlo.

Y seguro que se nos han pasado mil ejemplos mas!!

Como dice otra amiga mía.

-”Instagram te proporciona datos,  muuuuuuchos datos!! sobre tu ubicación , sobre tu casa, sobre tus planes, sobre tus hijos (yo no los saco mas que una vez al año de lejos o de espaldas, pero respeto profundamente a la gente que lo hace), sobre tus intereses, sobre tu aspecto.

Recuerdo a (la blogger o Influencer, sinceramente no se como quiere que la llamen) Jeanne Damas en una entrevista, que le preguntaron…. ¿ No se cansa usted de mostrar su vida en cada momento en Instagram?  No olvidemos que en París ser guay no esta muy relacionado con exhibirse.

Ella contesto algo así como ….-” Soy una chica muy natural y voy a seguir haciendo y mostrando lo que me parece cuando me apetezca”-.  Sencilla y directa.

Luego esta el caso de Berta Bernad que un buen día cerró su Instagram con un montón de seguidores a sus espaldas. Escribió un texto dando sus razones y aunque no voy a mencionarlas literalmente porque no recuerdo sus palabras exactas (y me da bastaaaante pereza buscarlas), recuerdo que decía algo así como que estaba muy contenta con su decisión.

En mi caso, que no tengo muchos seguidores (al lado de los que tiene mucha gente, unos 10/12k) pienso que si no tuviera una tienda de ropa on line (que hace un año que vio la luz)….directamente no tendría redes sociales.

Ahora lo tengo todo, blog, redes, hago videos en mi canal de youtube…. estoy metida de lleno en esta historia. Pero si no hubiera un negocio detrás, de la idea de poner una foto mía posando creo que no aportaría demasiado a la humanidad.

Todo este tema de las redes requiere un esfuerzo, y yo lo hago literalmente por dinero. Clara y sencillamente. Salgo en mi despacho haciendo ”el mono” para que sepas que tengo un despacho al que puedes venir a comprar ropa o que también puedes comprar mi ropa on line, te enseño cosas que forman parte de una vida que forma parte de mi marca.

Es cierto que en mi caso Instagram no me pone nerviosa, tampoco me molesta nunca las cuentas y las publicaciones de los demás. (si me conoces personalmente sabes que esto es totalmente cierto).

 

Instagram también tiene cosas muy muy malas, que evidentemente le molestan a todo el mundo (mas o menos) Estas son algunas de las que me molestan y me preocupan a mi.

  • Los acosadores de otros países que Miguel y yo tenemos que bloquear cada semana. Es flipante.
  • Que te intenten captar para alguna historia árabe que no sabemos ni traducir ni nos interesa hacerlo.
  • Los que no sabes como… se enteran de tu número de móvil y te mandan mensajes. Para flipar también.
  • La gente maleducada (gracias a Dios podemos contar estas anécdotas con los dedos de la mano, pero tampoco somos muy conocidos sinceramente, aunque como todos,  he leído cosas realmente atroces en otros perfiles)
  • La gente que se enfada porque no le contestas lo que quiere saber sobre donde estas, lo que llevas puesto o le das una recomendación. (Variantes de gente maleducada).
  • Que cuelgues cosas…. no te convierte en la ”Guía Michelín” de la vida. Si que recuerdo a una chiflada que se enfadó porque no le decíamos de donde eran unas vasijas que salían en una de mis stories…. ”señora, hágaselo mirar”.
  • No me gusta la gente que te dice que si no quieres problemas no te exhibas. Claaaaaro y también puedo no salir a la calle, no llevar mini falda y no ser libre nunca mas por miedo a lo que me puedan decir. No, de ninguna manera. Vamos a apostar por el respeto en vez de por el ”miedito”.

Bueno lectores, esta es mi vuelta al blog. Prometo escribir y escribir post este año además de hacer lo que he venido a hacer que es vender ropaaaaa!!

Puedes seguirnos en Instagram en @luciamoralesalvarezhevia o en @livbyluciamorales

 

Would you like to comment?

Deja un comentario