EL TICKET REGALO…

Si yo fuera la dependienta de una tienda, y me viera entrar a mi misma con un ”Ticket Regalo”, saldría corriendo por la puerta trasera de la tienda para no volver.

Soy taaaaaaan pessssssssada con los tickets regalo, que es casi lo peor que me puede pasar en una tienda

bueno en realidad lo peor fue cuando me intenté meter en una talla 34 y vi que no me pasaba de las rodillas y fui a por la 36 y la cosa no mejoraba…¿38?…¿¿¿40???…venga ya por dios!!!

Después de aquella tragedia, me apunté al gym, me compré una elíptica, unas pesas y unas zapatillas que supuestamente te adelgazan cuando andas…pero esa es otra historia…

Volviendo a la del ticket regalo…

Si, me ha ocurrido demasiadas veces…. el ”regalazo” que te han hecho no te gusta, no te va… o no te queda bien…

Lo devuelves y en ese momento, que vas con prisa,  la dependienta te ”sugiere” que lo mejor es hacer un ticket regalo y…

”ya lo cambiarás por algo cuando lo tengas claro”.

¿Cuando lo tengas claro?…¡¡¡¡Yo nunca lo tengo claro…!!!

Hay algo maligno en los tickets regalo que se apodera de mi…es una indecisión que sólo responde al efecto ticket…

Recuerdo una vez que me regalaron unos pendientes que me hacían daño…. bueno pues los cambié tantas veces que la dueña de la tienda se inventó la norma nueva de que sólo podía cambiarlos dos veces mas…

No te pienses que los saco de la caja…simplemente llego a casa y antes de desenvolverlos pienso…Noooooo, tenía que haber cogido los azules…me los voy a poner muchísimo mas…

No es de muy buen gusto cambiar los regalos lo reconozco, pero cuando es un regalo bueno y se que no me convence…empieza el dilema…

También hay varios tipos de dependientas...

-la que directamente no te deja comprar lo que quieres.

– la que le da igual si te suicidas en el probador tragándote la alarma imantada porque ella va a cobrar lo mismo.

– la que te persigue por la tienda con una sonrisa.

– la que verdaderamente te soluciona la papeleta.

– la que no sabe no contesta.

– la que lo sabe todo y no tiene ni idea.

– la que te ofrece otro ticket regalo de más duración porque te odia y quiere que te largues de su tienda.

– la que te dice que el verde es muy mono, el azul es muy mono también y al final no te dice nada porque es su trabajo que le gusten todos….

Pues si, lo reconozco, las dependientas no tiene la culpa…la pesada soy yo…y el primer paso es reconocerlo…

Sólo conozco a alguien peor que yo…mi querida amiga malagueña Marta Carrillo…que devolvió tres veces un paquete de pasta en el supermercado porque no sabía si prepararle a su novio lacitos, raviolis, o espirales…

Marta eres fenomenal…

Y hay otra persona cargada de paciencia con mis indecisiones y al que todo aquel que me conoce me habrá escuchado calificarlo como ”la persona más inteligente que conozco”… además tiene la paciencia de mirarme en silencio y dejarme que le cuente todos los ”pros y contras” de cada compra que hago cada decisión que tomo o de todas las cosas que hago en general en la vida…

I LOVE YOU.

Bueno pues la secuencia fue la siguiente…esta vez se trataba de un bolso y después de dar más vueltas que una peonza un día de feria…este fue el resultado.

Prometo no cambiar. Ni el bolso tampoco!!!

Puedes seguirnos en Instagram @livingin.es

 

8 Comments. Would you like to comment?

Deja un comentario